Alimentos básicos

¿Qué son? Son los alimentos utilizados en el Método Dr. Cardona para ayudar a corregir las principales alteraciones bioquímicas, microbiológicas y genéticas causales de las personas con enfermedades crónicas comunes.  Cabe remarcar que deben ser alimentos ecológicos para conseguir dicha acción.

Los alimentos básicos son:

  • Verduras y hortalizas. Ajo. Cebolla. Puerro. Perejil. Espinaca. Acelga. Brécol. Col de Bruselas. Col rizada. Repollo. Col. Coliflor. Berza. Rábano. Apio. Espárrago verde y blanco. Pepino. Alcachofa. Achicoria. Ruibarbo. Hinojo. Lechuga. Escarola. Endivia. Judía verde. Cilantro. Menta. Calabacín. Palmito. Bambú. Tomate. Berenjena. Pimiento rojo, amarillo y verde. Zanahoria cruda. Remolacha cruda. Las que aportan la mejor fibra prebiótica son: achicoria, remolacha, zanahoria, puerro, alcachofa, espárragos verdes, ajo y cebolla. Las que aportan nucleótidos son: espárragos y las de hojas verdes: espinaca, acelga, brócoli…
  • Ajo tierno y cebolla tierna. Aconsejo eliminar la parte externa y lavar bien.
  • Jengibre fresco raíz. Puede rallarse o laminarse, recién cortado.
  • Aguacate. Recién abierto.
  • Corteza de limón y naranja ecológicos. Recién rallada, incluyendo la parte blanca. Tiene que ser de limón o naranja ecológicos y muy bien lavados, frotando con agua tibia.
  • Legumbres. Alubias blancas, rojas y negras. Fríjol. Lenteja. Haba. Garbanzo. Guisante. No de lata. Las que aportan mayor cantidad de nucleótidos son: alubias, frijol, lenteja y guisante.
  • Semillas germinadas de todo tipo. Deben ser ecológicas.
  • Especias. Canela. Cúrcuma + pimienta negra. Comino. Clavo (molido). Orégano. Mejorana. Tomillo. Salvia. Y también: albahaca, hierbabuena, nuez moscada, romero…
  • Setas. Champiñón crudo ecológico. Setas comunes. La que aporta mayor cantidad de nucleótidos es el champiñón crudo.
  • Hongos. Reishi. Cordyceps. Maitake. Siithake. Agaricus. Hericium. Deshidratados o en forma de complemento con el hongo entero (no extractos), de un laboratorio de confianza. Contienen enzimas y nucleótidos.
  • Frutas del bosque. Grosellas. Frambuesa. Mora. Fresa. Fresón. Arándanos rojos y negros. No tomarlas en zumos de frutas.
  • Frutas. Papaya. Piña (con la parte central). Mango (no muy dulce). Kiwi dorado y verde. Plátano (no maduro). Granada. Guayaba. Maracuyá. Limón. Lima. Manzana ácida (no dulce). Naranja ecológica sin eliminar la parte blanca. Mandarina. Fresón. Níspero. Melocotón. Albaricoque. Melón. Sandía. Las que aportan las mejores enzimas son: papaya, piña, mango y kiwi. La granada aporta un grupo de excelentes fitoquímicos. No tomar zumos de frutas, excepto el zumo de limón.
  • Frutos secos crudos y sin sal. Almendra. Avellana. Anacardo. Pistacho. Pecana. Nuez de macadamia. Deben guardarse en la nevera en un frasco de cristal (no de plástico).
  • Coco fresco.
  • Chocolate con más del 80% de cacao y cacao puro en polvo, sin azúcar ni fructosa añadidos.
  • Semillas de chía enteras. Deben tomarse recién molidas con un molinillo eléctrico de café. Moler solo la cantidad a tomar y el mínimo tiempo para que se trituren.
  • Pseudocereales, en “grano”. Quinoa. Trigo sarraceno (alforfón). Amaranto. Lavar con agua antes de hervir. Pan de trigo sarraceno 100%, ver una receta sencilla al final del texto.
  • Huevos. Huevo entero y clara de huevo. Deben ser ecológicos y no “con omega 3″ (porque la fuente está oxidada). Mejor si las gallinas están en el campo alimentadas con plantas, semillas, gusanos… y no con maiz y soja. El color de la yema debe ser naranja brillante y no amarillo pálido. Huevo pasado por agua y huevo plancha son los preferibles, también huevo frito, tortilla, revoltillo, huevo duro…
  • Agua mineral natural de mineralización débil o muy débil, en botellas de cristal, no de plástico. Agua filtrada mediante dispositivos de calidad.

Los alimentos adicionales que pueden tomarse son:

  • Quesos. Quesos de cabra y oveja. Deben ser ecológicos, mejor de animales alimentados con pasto.
  • Pescado magro (blanco) salvaje fresco. Bacalao. Abadejo. Merluza. Gallo. Lenguado. Rape. Pescadilla.
  • Pescado semigraso salvaje fresco. Mújol. Dorada. Lubina. Besugo. Trucha. Rodaballo.
  • Pescado graso (azul) salvaje fresco. Caballa de pequeño tamaño. Jurel. Melva. Salmón salvaje de Alaska. Boquerón. Sardina.
  • Marisco fresco. Gamba, langostino y similares (sin la cabeza). Calamar. Sepia.
  • Carne fresca. Pollo. Pavo. Conejo. Pato. Ternera. Debe ser ecológica para ser alimento básico, mejor de animales alimentados con pasto.
  • Aceite de coco virgen, no refinado, no blanqueado, no desodorizado y sin aditivos artificiales. Utilizarlo para cocinar, aliñar, untar y puede tomarlo directamente. Si es sólido y desea pasarlo a líquido, introduzca el frasco con solo la cantidad a utilizar en agua caliente (baño María). Si no le gusta el sabor pruebe de mezclarlo con zumo de limón u otros alimentos básicos. Debe ser ecológico.
  • Aceite de oliva virgen extra, con frasco de cristal oscuro bien cerrado. Aliñar de la misma botella, no de aceiteras. Aconsejo que sea ecológico.
  • Sal marina sin refinar y flor de sal.
  • Té blanco y verde, de hojas, no de bolsitas.
  • Zumos naturales de hortalizas y verduras, no de frutas, excepto el de limón que es muy favorable. Uno de los que aportan fitoquímicos muy activos es el zumo de: tomate + pepino + remolacha cruda + limón + corteza de limón. Hechos con batidora, no con licuadora ni exprimidos por perderse fibras y nutrientes.

Receta de pan de trigo sarraceno
• 250 gr. de harina de trigo sarraceno ecológico.
• ½ cucharita de sal marina sin refinar.
• ½ cucharita de azúcar integral de caña (opcional).
• 1 cucharada sopera de aceite de coco virgen.
• 1 huevo entero ecológico batido.
• ½ cucharita de levadura ecológica.
• 250 ml de agua mineral.

  1. Encender el horno a 200º, calor arriba y abajo.
  2. Poner la harina, la sal, el azúcar, el aceite, el huevo batido y la levadura en un bol y mezclar bien. Añadir el agua poco a poco mientras se va removiendo, hasta obtener una pasta semilíquida.
  3. Poner la pasta en el molde donde se hornea, al que se ha colocado previamente papel horno. Se deja reposar la mezcla al menos 2 o 3 horas.
  4. Meter el molde con la mezcla reposada en el horno a 200º durante aproximadamente 40 minutos. Comprobar que está hecho mediante un cuchillo pinchando hasta el fondo, si sale seco es que ya está a punto.
  5. Se desmolda el pan y se deja enfriar una hora como mínimo.
  6. Se cortan las rebanadas que vayan a consumirse, pudiendo tostarse o no.
  7. Después del primer día, mejor introducir el pan en una bolsa de plástico cerrada y guardar en nevera.