Alimentación básica

¿Qué es?

La alimentación básica es una herramienta esencial para hacer frente a la enfermedad, que aporta junto con los complementos todos los nutrientes básicos en la forma, cantidad y proporción adecuadas, sin producir residuos tóxicos ni ingerir sal desde la cena hasta el tentempié o la comida del día siguiente (de 15 a 18 horas), logrando diariamente un reposo digestivo, una depuración hepática y renal y una acción reparadora de los tejidos.

Los tipos de alimentos con sus procesados y cocinados son el primer factor externo relacionado con las alteraciones bioquímicas, microbiológicas y genéticas causales de las personas con patologías crónicas comunes, influyendo en la energía de sus células y la oxidación-inflamación y reparación de sus tejidos.

La alimentación básica del Método Dr. Cardona se compone de:

  1. Alimentos básicos: desayuno básico / comida, cena y tentempiés.
  2. Normas básicas de alimentación.
  3. Normas básicas para la preparación de los alimentos.
  4. Condiciones especiales.

1.1 Desayuno básico
Debe tomar
diariamente, al poco de levantarse:

  • Frutas frescas. Papaya. Piña (con la parte central). Mango (no muy dulce). Kiwi dorado y verde. Plátano (no maduro). Granada. Limón. Guayaba. Maracuyá. Melón. Sandía. Cereza. Higo. Naranja ecológica incluyendo la parte blanca. Mandarina. Manzana. Níspero. Melocotón. Albaricoque. Chirimoya. Las que aportan las mejores enzimas son: papaya, piña, mango y kiwi. La granada contiene excelentes fitoquímicos. Tome de 2 a 3 frutas o raciones y varie.
  • Frutas del bosque: grosellas, frambuesa, mora, fresa, fresón, arándanos rojos y negros… La cantidad que desee.
  • Nuez de macadamia. Tome unas 10 nueces.
  • Semillas de chía enteras. Recién molidas con un molinillo eléctrico de café. Tome 2 cucharaditas de postre al día con el desayuno.
  • Canela polvo. Tome 1 cucharadita de café al día con el desayuno.
  • Aceite de coco virgen ecológico. Tome 1 cucharada sopera rasa.
  • Puede tomar únicamente las siguientes bebidas: agua mineral de mineralización débil, zumo de limón recién exprimido (no zumo de otras frutas), zumos de verduras y hortalizas, un té blanco o verde, y un café con o sin cafeína.

Preparación: Puede cortar las frutas y nueces de macadamia a trozos y mezclarlos bien con las semillas de chía recién molidas, la canela y el aceite de coco. Si lo prefiere, el aceite de coco puede tomarlo directamente de la cuchara o mezclado con zumo de limón.

1.2. Comida, cena y tentempiés
Debe tomar diariamente:

  • Verduras y hortalizas frescas. Puede escoger cualquier verdura y hortaliza, crudas o poco hechas. No tome patata. Las que aportan la mejor fibra prebiótica son: achicoria, remolacha cruda, puerro, alcachofa, espárragos verdes, cebolla y ajo. Puede tomar zumos de verduras y hortalizas naturales. El que aporta un grupo de fitoquímicos muy activo es el de: tomate + pepino + remolacha cruda + limón + corteza limón o naranja ecológicos. Tome verduras y hortalizas en cantidad alta.
  • Especias. Puede escoger cualquier especia, pero especialmente: canela, cúrcuma, comino, clavo, orégano, mejorana, tomillo y salvia. La cantidad que desee.
  • Frutos secos crudos y sin sal. Puede escoger entre almendras, avellanas, anacardos, pistachos y pecanas. Tome unos 30 gramos al día, variados.
  • Huevo ecológico. Puede tomarlo como huevo pasado por agua (preferible), huevo duro, huevo plancha (preferible), huevo frito, tortillas, revoltillos… Tome de 1 a 2 huevos enteros al día.
  • Aceite de coco virgen. Tome de 2 a 3 cucharadas soperas rasas. Si no tolera el aceite de coco, pruebe de añadir zumo de limón, o de mezclarlo con aceite de oliva virgen extra. Puede utilizar aceite MCT con solo ácido caprílico (C8) (empezar con 1 cucharadita de postre y aumentar una cada semana hasta 3 o 4 cucharaditas al día), es más eficaz que el de coco en personas con exceso de peso o enfermedades avanzadas.
  • Aceite de oliva virgen extra. Para aliñar, no para cocinar. De 2 a 3 cucharadas soperas al día.
  • Agua mineral de mineralización débil o muy débil. En botellas de vidrio, o agua filtrada. Varios vasos grandes de agua al día, mejor entre comidas.

Debe tomar muy frecuentemente:

  • Ajo tierno y cebolla tierna. Crudos o poco hechos. La cantidad que tolere bien.
  • Jengibre fresco raíz. La cantidad y forma que tolere bien.
  • Aguacate. Recién abierto. Cantidad media.
  • Corteza de limón o naranja ecológicos. Rallar la parte amarilla y blanca. Tome 1 cucharada sopera, recién rallada, mezclada con alimentos o bebidas.
  • Setas. Puede escoger cualquier seta en la cantidad que desee: setas comunes, champiñones crudos ecológicos… Las de mayor contenido en nucleótidos son los champiñones crudos.
  • Hongos. Puede escoger entre los mejores hongos: reishi, cordyceps, maitake, siithake, agaricus, hericium…
  • Legumbres, no de lata. Puede escoger cualquier legumbre en cantidad media pero frecuente: alubias blancas, rojas y negras, fríjol, lenteja, guisante, haba, garbanzo… excepto soja y alimentos con soja. Las de mayor contenido en nucleótidos son: alubias, frijol, lenteja y guisante.
  • Semillas germinadas de todo tipo, brotes verdes de semillas en la cantidad que desee.
  • Pseudocereales: quinoa, trigo sarraceno o amaranto, en “grano” hervido. Pan casero de trigo sarraceno 100%. En cantidad media.

Puede tomar:

  • Quesos ecológicos de cabra y de oveja, en cantidad baja-media.
  • Pescado salvaje, marisco y carne, frescos. Puede escoger entre: bacalao, abadejo, merluza, gallo, lenguado, rape, pescadilla, mújol, dorada, lubina, besugo, trucha, rodaballo, caballa pequeña, jurel, melva, sardina, salmón salvaje de Alaska, boquerón, gamba, langostino, calamar, sepia, pollo, pavo, conejo, pato y ternera. Los de mayor contenido en nucelótidos son: caballa, jurel, melva, sardina, salmón, boquerón, gamba, langostino, calamar y sepia. En cantidad baja-media.
  • Cereales integrales. Puede escoger entre: arroz integral, avena integral (copos, salvado…), pasta de espelta y kamut integrales, y pan de espelta y kamut integrales. No tome trigo, cebada, centeno ni alimentos que los contengan.
  • Chocolate con más del 80% de cacao y cacao puro en polvo, sin azúcares añadidos. En cantidad baja.
  • Edulcorantes de Stevia o Xilitol y sal marina sin refinar o flor de sal, en cantidad baja. No tome edulcorantes artificiales (ver alimentos antibásicos).

2. Las 10 normas básicas de alimentación

  1. Desayuno básico al poco de levantarse.
  2. Comer antes de las 14 horas y cenar antes de las 20 h., con más calorías por la mañana-mediodía y poca cantidad de calorías y carbohidratos por la tarde-noche.
  3. Entre la cena y el acostarse deben transcurrir un mínimo de 3 horas y entre la cena y el desayuno al poco de levantarse deben transcurrir un mínimo de 12 horas. Solo puede beber agua durante este periodo de tiempo, o infusiones sin edulcorantes en el caso de tener apetito.
  4. Tentempiés solo si tiene hambre: zumo de hortalizas, frutos secos, queso, huevo…
  5. Tomar muchos alimentos crudos diariamente: verduras, hortalizas, germinados (brotes de semillas), frutos secos, semillas de chía, frutas del bosque, frutas con el desayuno… La mayor parte de sus comidas deben ser de alimentos crudos. Cocine legumbres, pseudocereales y cereales, los demás alimentos tómelos preferiblemente crudos o, si no los tolera bien, poco hechos: vapor, baño maría, plancha o cocidos lentamente a baja temperatura.
  6. Puede tomar zumos de verduras-hortalizas y de frutas del bosque, pero no zumos de frutas, excepto el de limón.
  7. Variar a menudo el tipo de: verduras, hortalizas, setas, legumbres…, tomando frecuentemente fríjoles y lentejas.
  8. Masticar bien los alimentos, un mínimo de 15 veces cada bocado, o más según la comida, para iniciar la producción de enzimas y la digestión, y evitar que padezca el estómago.
  9. Intentar tomar alimentos ecológicos, de acuerdo con sus posibilidades.
  10. Tomar muchos alimentos que “debe tomar” diaria y frecuentemente, pocos que “puede tomar” y no tome alimentos antibásicos. Ver alimentos básicos y antibásicos.

En las comidas fuera de casa opte por alimentos crudos, plancha, comidas recién hechas… y puede utilizar aceite de oliva virgen en cantidad moderada.

3. Normas básicas para la preparación de los alimentos

  • No cocine ni caliente demasiado los alimentos. Mejor los alimentos crudos o poco hechos, incluidas verduras, huevos ecológicos, carnes y pescados: marinados, tartars, sashimi, carpaccio…
  • Para cocinar utilice siempre aceite de coco virgen y no otros tipos de aceite.
  • Para aliñar utilice aceite de oliva virgen extra, aunque puede utilizar aceite de coco virgen o aceite MCT.
  • Cocine al vapor y a la plancha con un poco de aceite de coco virgen.
  • Guise en cazuela a fuego lento, mejor con agua, jugo o salsas. Si utiliza aceite, que sea de coco.
  • Salsas y sofritos deben ser de alimentos básicos y hechos en casa, utilizando aceite de coco virgen. Por ejemplo, un sofrito poco hecho con: aceite de coco, ajo, cebolla, jengibre, cúrcuma y pimienta.
  • Utilice muy poca sal y muchas especias. No tome alimentos salados.
  • Prepare los zumos de verduras y hortalizas con batidora, no con licuadora.
  • Prepare su propio pan de trigo sarraceno de forma muy sencilla. Ver receta en “alimentos básicos”.
  • Exquisitas ensaladas, preparando con imaginación combinaciones de: hortalizas, verduras, especias, jengibre, aguacate, setas, legumbres, frutas del bosque, frutos secos, semillas germinadas, quinoa, trigo sarraceno, huevo duro… Exquisitos revoltillos, mezclando 2 huevos con alimentos básicos.

4. Condiciones especiales

Si su nivel de ejercicio físico es elevado, debe valorar incrementar diariamente la cantidad de frutas, y también la de aminoácidos añadiendo más claras de huevo y aumentando a 2 las tomas del complemento de aminoácidos.

Si persiste un exceso de peso o de cintura, es muy eficaz aplicar las siguientes reglas:

  • Entre la cena y el desayuno al poco de levantarse deben transcurrir un mínimo de 13 horas, tomando solo agua.
  • Desayuno básico al poco de levantarse, comida abundante antes de las 14 horas, y cena muy ligera antes de la 20 horas. La crononutrición es de gran importancia para controlar el peso: resulta más fácil perder peso comiendo y cenando pronto, y no tomando carbohidratos por la tarde y noche, en parte porque se modifica favorablemente la microbiota intestinal.
  • No tome cereales (excepto avena) ni pseudocereales a partir de las 14 horas.
  • Cene únicamente copos o salvado de avena con bebida de avena. Si no tolera la avena, si desea variar, o bien, observa una mayor eficacia, cene únicamente verduras y hortalizas crudas o semicrudas con aceite MCT (solo ácido caprílico).
  • Tome fruta solo con el desayuno básico. No tome zumos de frutas, excepto el de limón.
  • Tome aceite MCT con solo ácido caprílico (C8), aceite de coco para cocinar, y aceite de oliva virgen extra para aliñar. Empiece con una cucharadita de postre de MCT al día y aumente 1 cada semana hasta 4 cucharaditas al día.
  • Puede tomar otro complemento de aminoácidos antes de la cena de avena o verduras-hortalizas.
  • No tome edulcorantes (sacarina, aspartamo…), alimentos dietéticos ni productos light, incluídas las golosinas (caramelos, gomas de mascar…) “sin azúcar”.
  • Levántese a menudo y muévase. No permanezca sentado más de una hora seguida.
  • Refuerce sus músculos, incluídos los de brazos y tronco, para mejorar la secreción hormonal y aumentar la masa muscular y el gasto energético.

Si persisten síntomas digestivos como hinchazón, gases y molestias abdominales, o digestión lenta, o deposiciones blandas, es probable que presente una intolerancia a determinadas proteínas del gluten y/o a carbohidratos de cadena corta poco absorbibles (FODMAPs). Debe reducir o eliminar de la alimentación básica:

  • Espelta, kamut y avena.
  • Ajo y cebolla. Puede utilizarlos para dar sabor.
  • Coles de todo tipo, brocoli, puerro, espárragos, alcachofa, achicoria y remolacha.
  • Legumbres de todo tipo: alubias, lenteja, garbanzo, guisante, haba…
  • Champiñón.
  • Pistacho.
  • Aceite de coco. Utilice aceite MCT con solo ácido caprílico y aceite de oliva virgen extra.

Si los síntomas mejoran en 30 días, entonces pruebe de introducir poco a poco y por separado estos alimentos para averiguar su influencia.

La alimentación básica es una herramienta esencial que debe aprender a manejar. Puede saltarse alimentos y normas en una o varias comidas a la semana (por ej. el fin de semana), en función del tipo, número, grado y evolución de sus procesos patológicos, pero respete siempre el desayuno básico con sus alimentos y complementos básicos.

La eficacia del Método Dr. Cardona es tanto mayor cuando más se limite a tomar alimentos que “debe tomar”. Cuanto más seria sea su enfermedad, más le preocupe o más rápidamente desee mejorar: más debe limitarse a tomar solo los alimentos que “debe tomar” diaria y frecuentemente, tomando verduras-hortalizas y alimentos con grasas “buenas” (semillas de chía, nueces de macadamia, frutos secos, aceite de coco, aceite de ácido caprílico, aceite de oliva virgen, huevos) y no tomando cereales. Tome muchos alimentos crudos y cocine poco los alimentos. Cuando el proceso esté bien controlado, pruebe de introducir poco a poco alimentos que “puede tomar” y más comidas extras… observando su evolución.

De vez en cuando haga una “comida libre”, tomando lo que le apetezca, intentando evitar comidas con las que se sienta mal. Resulta muy útil después de cada comida libre realizar un miniayuno de 14 a 16 horas bebiendo únicamente agua, y al día siguiente tomar solo alimentos que “debe tomar”.