¿Qué es la glucosa?

La glucosa es un azúcar (carbohidrato), principal fuente de energía o combustible del cuerpo. La glucosa penetra en las células donde se utiliza como combustible por acción de la hormona insulina fabricada por el páncreas, que es necesaria para ello.

¿Qué sucede si el nivel de glucosa es alto?

Si los niveles de glucemia (glucosa en sangre) se incrementan con demasiada frecuencia, habitualmente por una excesiva ingesta de carbohidratos junto a una predisposición genética:

  • Las células se vuelven menos sensibles a la insulina, es decir, resistentes a la insulina, y la glucosa se acumula en la sangre. Es la hiperglucemia.
  • El páncreas incrementa la fabricación de insulina para conseguir que la glucosa penetre en las células y también aumentan los niveles de insulina en sangre. Es la hiperinsulinemia.

Si los niveles de azúcar y de insulina en ayunas permanecen altos (glucemia más de 100-125 mg/dl, insulina más de 10 mcU/ml) se dice que la persona tiene pre-diabetes, o diabetes. No obstante, es frecuente ver a personas que tienen puntas de elevación de la glucemia y niveles dentro de límites normales en los análisis de sangre en ayunas. También es frecuente ver niveles de insulina altos sin presentar hiperglucemia establecida.

En la practica la forma más útil de saber si padece o no de hiperglucemia, es la determinación de la glucemia mediante un glucómetro en la farmacia o el domicilio, en ayunas por la mañana, 2 horas después de la comida del mediodía y antes de cenar, varios días, incluyendo alguno que no se encuentre bien.

¿Qué consecuencias tiene el exceso de glucosa?

El exceso de glucosa, a menudo debido a carbohidratos refinados, alimentos dulces o fármacos, está muy implicado en el descontrol de la inflamación por su efecto en la insulina y por estimular la producción de productos finales de la glicación (AGE). La glicación consiste en que las moléculas de azúcar se unen a cualquier proteína del cuerpo, que pierde su función normal, y se convierte en productos AGE, causantes de inflamación, oxidación, daño celular y destrucción de tejidos.

La glicación, oxidación e inflamación están interrelacionadas y son parte normal del metabolismo, pero su exceso es la base de toda enfermedad crónica, así como, del deterioro cognitivo y del envejecimiento. A más glicación más oxidación y más inflamación, y más pérdida de funciones celulares y muerte celular. El colesterol LDL es una proteína que daña los vasos sanguíneos cuando se oxida, y la oxidación aumenta enormemente por su glicación.

Los niveles altos de glucemia frecuentes y persistentes agotan micronutrientes necesarios y también neurotransmisores como dopamina, adrenalina, noradrenalina y serotonina.

Si no se detiene la producción de proteínas alteradas no es posible frenar la enfermedad crónica.

La alimentación inadecuada ha sido reconocida como una importante fuente de AGEs, y la producción de AGE junto al exceso de oxidación se detienen reduciendo la ingesta de carbohidratos, especialmente de azúcares: glucosa y fructosa.


¿Qué es la insulina?

Es una de las hormonas con más influencia en las funciones del organismo y la que más influye en todas las demás hormonas.

  • La insulina es la encargada de que la glucosa de la sangre entre en las células y la puedan utilizar para producir la energía que necesitan.
  • Sus niveles están directamente influidos por los carbohidratos, tanto más cuanto más refinados y procesados. Su abuso conduce a una resistencia a la insulina: las células se vuelven menos sensibles a su acción.
  • La insulina es una “directora” del cuerpo y su desequilibrio afecta a las demás hormonas y a todos sus órganos.

Consecuencias del exceso de insulina

Un exceso de insulina persistente aumenta la formación y retención de grasa y produce un exceso de inflamación que afecta a todo el cuerpo (inflamación sistémica).

La principal consecuencia de un exceso y una resistencia a la insulina es el descontrol de la inflamación, provocando una inflamación de bajo grado, silenciosa (da pocos síntomas), descontrolada, que va dañando los tejidos. Es un tipo de inflamación relacionada con la gran mayoría de enfermedades, incluido cáncer y demencias, y el tipo de enfermedad que se presenta esta en función de la predisposición genética de la persona y del órgano que más se afecte: cardiopatía, bronquitis, dermatitis, enfermedad intestinal…

Los síntomas de una hiperinsulinemia y resistencia a la insulina no son específicos y pueden ser muy variados : obesidad abdominal (michelines), sobrepeso difícil de controlar mediante el ejercicio, fatiga después de comer, ansiedad de comer a deshoras y por la noche, ansiedad por alimentos dulces y comidas reconfortantes, ansiedad por cafeína, problemas de sueño, cambios bruscos de humor, sensación de pereza y cansancio, triglicéridos altos y colesterol HDL bajo…

Presentar varios de estos síntomas puede ser un aviso para el médico y la persona de una resistencia a la insulina e inflamación sistémica, precursoras de las enfermedades a las que dicha persona presente un mayor riesgo genético: cardiopatías, demencias, cáncer…


Índices glucémico e insulinémico de un alimento

  • El Índice glucémico de un alimento es un indicador que nos muestra la cantidad de glucosa en sangre tras tomar dicho alimento.
  • Índice insulinémico de un alimento es un indicador que muestra la cantidad de insulina que se libera en sangre tras tomar dicho alimento.

El índice glucémico y el índice insulínémico en general están correlacionados.  Es útil conocer los dos porque algunos alimentos, como carnes y lácteos, causan una respuesta de la insulina desproporcionada en relación con la cantidad y el tipo de carbohidratos que contienen.

En el artículo de este blog Descubra la Clasificación Funcional de los Alimentos CFA, en la categoría “Alimentos y enfermedad crónica”, puede descargar un PDF que le permite buscar cada alimento para conocer su: contenido en nutrientes, contenido en detonantes de la enfermedad y acción favorable o desfavorable.

No tomando alimentos que incrementan la glucemia y la insulina en sus comidas habituales: alimentos y bebidas con sabor dulce, cereales refinados (blancos), alimentos procesados… ayuda a controlar la inflamación silenciosa y a detener los procesos crónicos. Las pautas de alimentación básica en el Método Dr. Cardona contienen alimentos con un bajo índice glucémico e insulinémico.

© 2017 Dr. F. Cardona


  • El objetivo de este blog es ayudar a mejorar la evolución y calidad de vida de las personas con enfermedades persistentes, de difícil curación. Sus contenidos se basan en mi experiencia clínica durante 40 años de práctica médica y las investigaciones de estudios publicados que he realizado junto con otros expertos.